Es legal una 2ª residencia a nombre de una sociedad?

Cuando adquirimos un inmueble como vivienda habitual, o como segunda residencia, lo solemos adquirir como personas físicas.  En este caso,  tributa por IVA, si es una primera entrega. O bien, pagando el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) si es una segunda transmisión.

La compraventa de viviendas posteriores a la primera transmisión, está exenta de IVA. En este caso se aplica el ITP. Pero en determinadas operaciones se puede renunciar a la exención de IVA. Esto significa que la operación estará sujeta a IVA y no a ITP. La ventaja está en que se puede pedir la devolución del IVA pagado, pero no del ITP.

Otra ventaja de adquirir una segunda residencia como sociedad patrimonial es que en el IS no tributaremos por ella si no produce rendimientos. Así, no pagaremos nada. En cambio, una persona física deberá declarar el rendimiento en concepto de alquiler, si está alquilado, o  la imputación de renta inmobiliaria en el IRPF, multiplicando el valor catastral por el 1, 1% si está revisado o por el 2% si no lo está, salvo que sea vivienda habitual.

En el caso de venta del inmueble, los rendimientos obtenidos por la sociedad patrimonial  tributarán por el IS, generalmente al 25%, mientras que si la venta la hace una persona física, tributarán en IRPF, a unos tipos entre el 19 y el 23 %. .

Por lo general, la constitución de una sociedad patrimonial compensa cuando poseemos un patrimonio elevado. Cuando hay varios inmuebles alquilados, y los ingresos obtenidos por rentas del trabajo son altos. En este caso si tributásemos como persona física los tipos de gravamen en el IRPF  aumentarían notablemente.

Así por ejemplo, en el caso de poner un chalé a nombre de una sociedad se produce un ahorro sobre el IRPF, puesto que las personas físicas deben tributar por el hecho de tener una segunda vivienda mediante el pago de un porcentaje sobre su valor catastral.