Seguramente como autónomo responsable, todos los meses te cercioras de cumplir con tus obligaciones, como lo es el pago de la cuota de autónomos. Estas cuotas te garantizan la percepción de prestaciones como el derecho a una pensión por jubilación, la baja laboral y otros seguros sociales.

A pesar de afectar a ámbitos importantes, muchos trabajadores desconocen qué están pagando con su cuota,  cómo funciona la cotización autónomos o cómo funciona la base reguladora. ¿Qué derechos se tienes por pagar tu cuota a la Seguridad Social? ¿Por qué lo pagas?

¿Qué es la base de cotización?

Se conoce como base de cotización aquella remuneración mensual, en el caso de trabajadores por cuenta ajena, que recibimos como trabajadores en cantidad bruta, en la cual también se reflejan las pagas extras. Cada año, la ley establece unos topes que considera oportunos ordenados por categorías profesionales y otorgando una cantidad mínima y máxima a cada una de ellas.

¿Todos los autónomos están obligados a cotizar?

Desde el día en el que te das de alta hasta el día en el que te des de baja, tienes que cotizar y cumplir  con tu pago de la cuota de la Seguridad Social.

Cuando desarrollas un trabajo de forma habitual, independientemente del nivel de ingresos, o lo haces de forma esporádica pero superas el SMI con tu facturación, estarás obligado a cotizar como trabajador por cuenta propia en el RETA. Y en este caso, la base de cotización no tiene relación con los ingresos, como en el caso de trabajadores por cuenta ajena, sino que es fijada libremente por el trabajador con unos límites mínimo y máximo.

Tipos y bases de cotización en el 2019

  • Base cotización autónomos mínima: 944,90 euros. Con esta base pagarías una cuota de autónomo de 283,30 euros al mes.
  • Base cotización autónomos máxima: 4.070,10 euros. Con esta base pagarías una cuota de autónomo de 1.221,03 euros al mes.
  • Base cotización autónomos límite para mayores de 47 años. Si antes de cumplir esta edad tu base de cotización era inferior a 2.052,00 euros mensuales, tan solo podrás subir tu base hasta los 2.077,80 euros. Este ajuste en la cotización autónomos a partir de cierta edad, se llevó a cabo para evitar que los trabajadores por cuenta propia subieran su base de cotización en los últimos años para cobrar una pensión mayor.
  • Base cotización autónomos mínima y máxima para mayores de 48 años. La mínima está en 1.018,50 euros y la máxima en 2.077,80 euros, salvo que el autónomo se haya dado de alta por fallecimiento de un titular o familiar al frente de un negocio. En ese caso, podrá elegir libremente su base.

Ahora bien, la base de cotización es uno de los aspectos más importantes al revisar las nóminas y la vida laboral. Tras su cálculo se recibe una serie de prestaciones a través del sistema de la Seguridad Social. Cuanto mayor es la base de cotización, mayor será la cantidad y probabilidad de que recibamos prestaciones y a la inversa.

En cuanto a las coberturas de la Seguridad Social, podemos encontrar dos tipos: una por cobertura de contingencias comunes y otra de contingencias profesionales. Pero, ¿qué diferencias hay entre una y otra?

La cobertura de contingencias comunes

  • Prestación de desempleo:  Más comúnmente conocida como ‘’el paro’’, se cobra en función de la base de cotización acumulada por nosotros como trabajadores en los últimos 180 días en activo.
  • Incapacidad temporal: También llamada ‘’baja’’, se presenta también afectada por el importe acumulado durante la cotización. Cuanto más tiempo llevemos en activo cotizando, mayor será la remuneración que percibamos por dicha prestación.
  • Jubilación contributiva: Su cálculo viene de toda la actividad laboral de los últimos años del trabajador. Normalmente, debemos alcanzar un mínimo de años para ser aptos para la misma.
  • Subsidio de Riesgo durante el embarazo y la lactancia natural. Las trabajadoras autónomas que no opten por la cobertura de contingencias profesionales estarán obligados a pagar una cotización adicional del 0,10% sobre la base de cotización elegida para el sostenimiento del pago de esta prestación.
  • Cuidado de menores afectados por enfermedad grave.
  • Incapacidad permanente, muerte y supervivencia por contingencias comunes.

Cuando una base de cotización es relativamente baja, también como secuela lo serán el paro, la baja o la esperada jubilación. Estos términos también son aplicados a los regímenes del campo, mar, empleado del hogar y autónomos.

En resumidas cuentas, el pago de cuota de autónomos se hace para garantizar y costear tu pensión, cubrirte en caso de enfermedad o incapacidad laboral y tener derecho a paro si lo llegaras a necesitar.

Importante.

Por todo lo indicado, es muy importante estudiar y planificar las bases de cotización, para conseguir un nivel de prestación por jubilación adecuado. Si se deja para el final, resulta casi imposible. 

Por último, pueden ponerse en contacto con Defensa del Contribuyente  para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.