Por lo general los clientes preferimos no tener que cambiar de banco, pero si finalmente decidimos hacerlo… ¿cuáles son las principales causas? Las comisiones bancarias son el primer motivo. Y es que si las entidades ofrecen cada vez menos intereses, por lo menos que no nos ‘quiten’ dinero.