Operaciones vinculadas, cambios en el reglamento.  

Descubra cómo le puede afectar la nueva normativa en su forma de declarar.

¿Qué son las operaciones vinculadas?

Denominamos operaciones vinculadas a todas aquellas llevadas a cabo por personas físicas o jurídicas que guardan alguna relación entre ellas, bien de carácter mercantil o de parentesco.

Si usted posee una empresa que realiza operaciones con otras sociedades pertenecientes al mismo grupo empresarial o si mantiene actividades mercantiles con cualquiera de sus socios o familiares directos, debe alertarse ante a la nueva normativa.

Cambios destacados, modelo 232.

En un intento por evitar el fraude fiscal y disminuir los niveles de corrupción, se ha modificado, recientemente, la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades.

Anteriormente, esta información se recogía en el cuadro de información con personas o entidades vinculadas que albergaba el modelo 200 de declaración del Impuesto sobre Sociedades

La actualización, ha incluido desde el 28 de agosto de 2017 un nuevo modelo, el denominado 232 o también de ‘Declaración informativa de operaciones vinculadas y de operaciones y situaciones relacionadas con países o territorios calificados como paraísos fiscales’.

Éste, deberá ser presentado de forma anual electrónicamente, en el mes siguiente a los diez meses posteriores a la conclusión del período impositivo, siempre que exista alguno de los siguientes escenarios:

  1. Si usted, en el período impositivo, realiza operaciones vinculadas donde el importe supere los 250.000 euros en concordancia con el valor del mercado.
  2. Cuando el conjunto de operaciones específicas del mismo tipo supere los 100.000 euros.
  3. Si realiza operaciones normales de carácter vinculado que superen el 50% de la cifra de negocios.
  4. Siempre que realice operaciones de cualquier importe en paraísos fiscales.

¿Quién no tiene la obligación de presentarlo?

De acuerdo con la ley aprobada, no será obligatorio presentar el modelo 232 cuando se realicen operaciones de las siguientes características:

  1. Las operaciones llevadas a cabo por empresas que se encuadren en un mismo grupo de consolidación fiscal teniendo en cuenta el artículo 2 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades.
  2. Las operaciones realizadas por parte del mismo grupo de consolidación fiscal, de acuerdo con la Ley 12/1991, de 29 de abril, de Agrupaciones de Interés Económico, y las uniones temporales de empresas, reguladas en la Ley 18/1982, de 26 de mayo.
  3. Todas aquellas operaciones realizadas en el ámbito de ofertas de carácter público, tanto de venta como de adquisición de valores.

Es importante entender los puntos anteriormente mencionados para saber con certeza cuándo debemos presentar este modelo, ya que, la ausencia del mismo, podría conllevar una penalidad por parte del sistema tributario.