La OCU ha reivindicado que los clientes tengan un «total control» sobre sus datos y considera que deberían recibir una parte «justa» de los beneficios que generan los bancos a las empresas que utilizan los datos de sus clientes.