Después de las filtraciones y tras hacerse públicos los llamados “Papeles de Panamá” el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, indicó que la mayoría de dichas operaciones son legales y que éste es el verdadero problema. Hay que trabajar desde los estados para combatir el fraude fiscal y la evasión de capital a nivel internacional.

Obama aseguró en una comparecencia en la Casa Blanca que hay que coordinar el problema a nivel global y recuerda que el tema está sobre la mesa, en las reuniones del G20, en más de una cumbre internacional. El presidente se felicitó por el nuevo plan aprobado por el Tesoro de EEUU, para dificultar dichas prácticas de evasión de impuestos. También destacó que dichas prácticas suponen un daño enorme a la economía estadounidense, ya que la entrada de menos impuestos repercute de manera negativa en la financiación de partidas de gasto público.

Los llamados “Papeles de Panamá”, difundidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (CIPJ), contienen información sobre la existencia de miles de empresas y cuentas bancarias opacas pertenecientes a personas de todo el mundo.