Si hay algo a lo que tememos las personas que tenemos nuestra empresa, es ser objeto de una inspección de hacienda. En muchos casos no tiene que ser porque hicimos algo ilegal o no le cuadren nuestras cuentas, la AEAT también suele realizar sus inspecciones de forma aleatoria solo por seguimiento de rutina.

Ya sea por cualquiera de los dos casos mencionados, es importante que se conozcan las causas principales que implican alguna infracción o situación sospechosa y que, por tanto, deben evitarse en la medida de lo posible.

Devoluciones tributarias excesivas

Las devoluciones elevadas, al realizar alguna declaración tributaria ya sea IVA, retenciones, renta, etc. Suelen llamar mucho la atención a la Agencia Tributaria, es por eso que lo más recomendable es verificar que realmente estén correctas y se ajusten a las operaciones realizadas.

Que no cuadren los modelos trimestrales y modelos anuales

Los modelos anuales son sólo informativos, pero sirven a Hacienda para cuadrar cuentas y saber si todo está correcto. Cuando se presentan estos despistes o errores de cálculo hacen que la AEAT entre en acción. Lo recomendable es repasarlos y, en su caso, corregirlos antes de presentarlos.

Solicitud de NIF intracomunitario

Este motivo de inspecciones, normalmente, se deben a una simple comprobación de datos, teniendo en tal caso que justificar la necesidad de dicho NIF. En caso de no poder justificarlo puedes correr el peligro de perderlo.

Declaración o no de subvenciones

Sabemos que hay algunas subvenciones que están exentas de tributación, y por tanto no deben declararse, pero hay otras que sí que tienen que declararse correctamente. Hay que clasificarlas de forma correcta para no dar motivos para una inspección.

Dejar sociedades inactivas

Dejar sin actividad una sociedad y crear otra parecida, con los mismos

socios, misma actividad y misma sede, está dando más que pistas a una posible inspección por parte de Hacienda. De igual manera, los inspectores se fijan en si se producen operaciones entre sociedades matrices y filiales residentes en España y el Extranjero o se constata la utilización de paraísos fiscales como domicilio a efecto de pagos impuestos.

No presentar las declaraciones pertinentes

Salvo que no se llegue a los límites que obligan a presentarla, en los demás habrá que hacer la declaración correspondiente, porque si no tendremos a la Agencia encima.

El fisco conoce los datos de las empresas a la perfección y, por tanto, podría reclamarlos por supuesto fraude.

Excesos de gastos deducibles

Es muy común sobretodo en autónomos que se incluyan gastos que realmente no están relacionados con la empresa, como comidas, gastos de luz, de agua, etc. Esto es algo que Hacienda detecta y puede ser motivo de una inspección, sobre todo en casos cuando los importes deducidos superan a los ingresos.

Magnitudes «sospechosas» en las declaraciones presentadas.

A veces los datos presentados son correctos, pero alguna magnitud puede parecer ilógica. En este caso es probable que Hacienda solicite una aclaración, aunque no suele haber más consecuencias una vez aclarado.

 

En este artículo te compartimos 8 motivos que se suelen presentar muy a menudo, pero en realidad existen muchos otros motivos que nos colocan en el radar de hacienda y nos hacen candidatos para una inspección.

Si quieres conocer todas las otras razones, te invitamos a hacérnoslo saber en nuestra sección de comentarios y te haremos llegar un correo con todos los motivos por los que hacienda te podría inspeccionar.

Por último, pueden ponerse en contacto con Defensa del Contribuyente  para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.