Si eres autónomo o realizas trabajos de rehabilitación, albañilería, etc., seguramente recibes muchos de los pagos de tu trabajo en efectivo, por esa razón es importante que conozca las normativas y limitaciones a la hora de recibir pagos en esta modalidad…

Para empezar los métodos considerados como pago en efectivo según la ley son los siguientes:

  • Los billetes y monedas nacionales o extranjeros.
  • Los cheques bancarios al portador
  • La emisión o recepción de medios de pago telemáticos en los que no quede clara la identidad del comprador o vendedor.
  • Cualquier otro medio que no permita identificar con facilidad alguna de las partes.

¿Cuál es la cantidad limite permitida de pago en efectivo?

Según lo que dicta la Ley 7/2012 de prevención y lucha contra el fraude esta prohibido recibir pagos en efectivo igual o superior a 2.500 euros. También es importante tomar en cuenta los siguientes casos:

  • La limitación no se aplica si las dos partes son particulares. Así pues, una de ellas debe ser empresario o profesional.
  • El límite es de 15.000 euros si el pago lo realiza un particular no residente en España.

A efectos del cálculo de las cuantías indicadas, se sumarán los importes de todas las operaciones o pagos en que se haya podido fraccionar la entrega de bienes o la prestación de servicios.

En el caso de las operaciones que no puedan pagarse en efectivo, los que intervienen en la operación deberán conservar los justificantes del pago, durante el plazo de cinco años desde la fecha del mismo, para acreditar que se efectuó a través de alguno de los medios de pago distintos al efectivo. Asimismo, están obligados a aportar estos justificantes a requerimiento de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

Esta limitación no resultará aplicable a los pagos e ingresos realizados en entidades de crédito.

Si por cualquier motivo una administración pidiera justificar un pago en efectivo, es posible acreditarlo con los siguientes documentos:

  • Un recibo.
  • Las cartas de pago suscritas o validadas por órganos competentes o entidades autorizados para recibir el pago.
  • Certificaciones acreditativas del ingreso.
  • Cualquier otro documento que tenga el carácter de justificante de pago para Hacienda.

De igual manera, Hacienda ha establecido algunos criterios importantes:

  • Si en una misma factura se documentan varias entregas de bienes o servicios independientes, la limitación sólo afecta a las operaciones con importe a partir de 2.500 euros. De este modo, si en una factura de 4.000 euros se incluyen dos operaciones independientes de 2.000 euros cada una, dicha factura puede ser satisfecha en efectivo.
  • En operaciones de tracto sucesivo (alquileres, contratos de suministro, cuotas de asesoría, etc.) debe tenerse en cuenta el momento en el que son exigibles los pagos según contrato, así como su importe. Si el pago exigible en cada cuota (por ejemplo, la mensualidad del alquiler) es menor a 2.500 euros, puede pagarse en efectivo.
  • Las operaciones de 2.500 euros o más no pueden pagarse parcialmente en efectivo, aunque lo pagado en metálico no alcance dicho límite. Tampoco puede procederse de este modo aunque el pago de una parte quede aplazado.

¿Qué pasa si incumplo con la cantidad limite?

Si se incumple con la cantidad limite de pago en efectivo, Hacienda puede imponer una multa del 25% del importe pagado en efectivo, pudiendo imponerla tanto a quien paga como a quien cobra, o a ambos (aunque quien denuncia los hechos no es sancionado).

Ejemplo:

Su empresa ha vendido un automóvil a un cliente por 8.000 euros. El comprador le ofrece pagarle 2.400 euros en efectivo y el resto mediante transferencia bancaria. ¡OJO! Lo mejor es ser precavido y no arriesgarse. Si Hacienda se entera de dicha venta le podría imponer una sanción del 25% del importe cobrado en efectivo, es decir, 600 euros (2.400 x 25%).

Finalmente pueden ponerse en contacto con Defensa del Contribuyente  para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.