Cómo deducir las dietas del IRPF

Toda la información para conseguir deducir las dietas de los autónomos.

La inclusión de las dietas de los autónomos en la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo el pasado año, supuso una medida esperanzadora para muchos, pero, ¿hasta qué punto se puede aplicar en la vida real?

Lo cierto es que la mayoría de los autónomos encuentran dificultades a la hora de poder deducir este gasto del IRPF. Casi siempre, Hacienda exige añadir tantas justificaciones que al final se transforma en una tarea imposible.

A continuación explicaremos algunos requisitos para poder deducir las dietas de los autónomos y las mejores formas de justificarlas.

¿Qué es lo que pide Hacienda?

La Administración especifica una serie de condiciones para que las dietas puedan ser deducibles:

  1. El gasto debe poder relacionarse con la actividad económica: es decir, tienes que poder demostrar que la comida en un restaurante o el alojamiento en un hotel, por ejemplo, fueron necesarios por alguna circunstancia profesional. Muchos autónomos poseen un diario para poder anotar este tipo de eventos, ya que, con el paso del tiempo, es más difícil recordar los pequeños detalles. Además, no es la primera vez que Hacienda reclama otras pruebas a mayores; como correos electrónicos con los clientes o incluso mensajes.
  2. Es necesario pagar electrónicamente: de esta forma, no estarían aceptados los gastos en metálico. El pago electrónico es una forma sencilla de mostrar los datos fiscales de la operación. Así mismo, siempre debes tener una factura que pueda demostrar dicha actividad.
  3. El gasto tiene que producirse en negocios de hostelería o restauración: han de ser negocios dentro de estos dos sectores que puedan emitir facturas válidas.
  4. La actividad debe producirse durante los días laborables.

Como puedes comprobar, es muy fácil que se nos escape alguno de estos detalles. En este caso puede ser que los gastos de las dietas no sean aceptados para deducirlos del IRPF.

Lo más recomendable es guardar durante varios años toda la documentación. De esta manera podremos  justificar este tipo de gastos. Aunque, al final,  siempre será Hacienda quien tenga la última palabra.