La banca sólo quiere clientes vinculados que aporten rentabilidad. Al resto, aquellos que no tienen vinculación a través de la nómina y la pensión, pretende expulsarles con comisiones que cada vez son más elevadas. Y si no se van, al menos, logran ingresos.