Con la llegada del 2020 y el renombrado «VAT Quick Fixes», el IVA intracomunitario nos trae una numerosa cantidad de novedades. El pasado 1 de octubre el Ministerio de Hacienda publicó el Anteproyecto de la Ley del IVA y el Proyecto del Reglamento del IVA. Estas últimas disposiciones pretenden incorporar al ordenamiento interno español una serie de medidas de simplificación.

Todo en el marco de las operaciones intracomunitarias conocidas como “VAT Quick Fixes 2020”, para garantizar que todos los Estados miembros apliquen de forma armonizada el mismo tratamiento tributario a determinadas operaciones del comercio intracomunitarias. Por ejemplo, las ventas en consigna y ventas en cadenas. Además, se incluyen las pruebas del transporte en las entregas intracomunitarias, o los nuevos requisitos materiales para que dichas entregas gocen de exención.

IVA intracomunitario: Áreas de actuación

Una de las áreas de actuación en que se centra el Plan de Acción del IVA intracomunitario es establecer un sistema definitivo reduzca las posibilidades del fraude. La aprobación de este régimen definitivo precisa la unanimidad de los Estados miembros. Por lo tanto su debate y su entrada en vigor serán una labor ardua y que durará varios años (prevista para julio de 2022).

Hasta que el régimen definitivo entre en vigor, la Comisión ha decidido adoptar una serie de «soluciones rápidas» (o quick fixes).

¿Cuáles son sus objetivos?

El objetivo de dichas medidas es lograr un tratamiento armonizado en todos los Estados miembros de determinadas operaciones de comercio transfronterizo. Por otra parte,  conseguir una tributación simplificada y uniforme de estas operaciones con IVA intracomunitario. Hasta la fecha, están siendo interpretadas de forma divergente por las distintas Administraciones tributarias.

Entre otras modificaciones, el Anteproyecto simplifica las operaciones relativas a las ventas de bienes en consigna y las operaciones de venta en cadena. De esta forma, el envío de una mercancía a un almacén o las instalaciones de un cliente en otro Estado Miembro no tendrá consideración de transacción intracomunitaria hasta que el cliente efectivamente retire la mercancía de dicho almacén de consigna.

Asimismo, se regula la exigencia como un requisito material y no formal de que el adquirente, para aplicar la exención en las entregas intracomunitarias de bienes, disponga de un número de identificación a efectos de IVA atribuido por un Estado miembro distinto de España.

La entrada en vigor de estas nuevas medidas está prevista para el 1 de enero de 2020.

IVA intracomunitario y sus medidas

  1. Venta de bienes en consigna

Las mercancías en consigna son ventas de importancia creciente en los últimos años. Éstas tienen lugar cuando un empresario realiza una transferencia de bienes desde un Estado miembro con destino al territorio de otro Estado miembro. La finalidad es la de mantener un stock de producto en las instalaciones de sus clientes para poder agilizar las entregas según las necesidades.

Si desde el momento de la recepción en el territorio de aplicación del impuesto (TAI) el cliente asume el riesgo sobre el producto depositado y dispone del mismo para su uso industrial o comercial debe entenderse que el proveedor realiza una entrega intracomunitaria de bienes en su Estado de establecimiento el cliente una adquisición intracomunitaria de bienes en territorio español (TAI). Si no se cumple lo anterior, actualmente el proveedor no establecido se ve forzado a registrarse en nuestro país y cumplir una serie de obligaciones formales.

Nuevas regulaciones

Se establece una nueva regulación de los acuerdos de venta de bienes en consigna. En este caso, un proveedor envía bienes desde un Estado miembro a otro quedando almacenados a disposición de otro empresario o profesional, que puede adquirirlos en un momento posterior a su llegada.

Con la modificación, siempre que se cumplan determinados requisitos, existirá una entrega intracomunitaria de bienes exenta en el Estado de partida a cargo del proveedor. Y en el momento de la adquisición, una adquisición intracomunitaria de bienes por el cliente.

Estos requisitos son de forma resumida:

  • El proveedor no se encuentra establecido ni tiene un establecimiento permanente en el Estado miembro de llegada de los bienes.
  • El cliente dispone de un NIF – IVA intracomunitario atribuido por el Estado miembro de llegada de los bienes. Su identidad es conocida en el momento del inicio del transporte de dichos bienes.
  • Ambas partes llevan un control y registro exhaustivo de los bienes entregados bajo este sistema de ventas.
  • La venta del cliente se produce dentro de los 12 meses posteriores a la llegada de los bienes al Estado miembro al que han sido transportados. Transcurrido dicho plazo sin que se haya producido la venta, se entenderá que se ha producido una transferencia de bienes asimilada.

Garantizar las medidas es fundamental

Para garantizar estas medidas de simplificación de venta de bienes en consigna, los empresarios y profesionales deberán llevar libros registros específicos referidos a estas operaciones. El vendedor que expida o transporte de bienes a otro Estado miembro queda también obligado a presentar una declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias. Se suprime la posibilidad de presentar esta declaración de manera anual, con el objetivo de que el cumplimiento de este requisito se aproxime en el tiempo a la fecha de la operación.

  1. Ventas en cadena

También se introducen modificaciones en la regulación de las operaciones en cadena en las que entre el proveedor y el adquirente final existen uno o más intermediarios. En este caso, para evitar la doble imposición, se considera que solo existe un único transporte intracomunitario. La expedición o transporte queda vinculada a la entrega efectuada por el intermediario que expida los bienes directamente al cliente, siempre que el intermediario haya comunicado a su proveedor su número de identificación fiscal a efectos del IVA.

Por tanto, en virtud de la modificación que se propone en la Ley del IVA, con carácter general en este tipo de operaciones el transporte o expedición se imputará a la primera venta de la cadena, es decir, la que realice el primer proveedor a favor del intermediario. Esta entrega es la que se considera como entrega intracomunitaria y por tanto, exenta del IVA.

No obstante, dicha expedición o transporte se entenderá vinculada a la entrega efectuada por el intermediario a su cliente cuando se produzcan las siguientes circunstancias:

1º. El intermediario comunique al proveedor un NIF-IVA español; y

2º. El intermediario transporte las mercancías, por él mismo o por medio de un tercero que actúa en su nombre, desde el TAI con destino a otro Estado miembro.

En este caso, la entrega efectuada por el primer proveedor será interior a efectos del IVA (sujeta y no exenta), siendo la entrega intracomunitaria exenta a efectos del IVA la realizada por el intermediario.

  1. Requisitos materiales a cumplir para la exención en las entregas comunitarias de bienes: NIF-IVA y modelo 349

Se pretende modificar la Ley del IVA para ampliar los requisitos que habrá que cumplir para la aplicación de la exención del IVA en las entregas intracomunitarias de bienes. En concreto, para poder aplicar la exención:

  • Al empresario o profesional que realice la entrega deberá comunicársele por parte del comprador un NIF-IVA válido asignado por un Estado miembro distinto del Estado Español (requisito ya existente).
  • Este empresario o profesional que realice la entrega deberá haber incluido dicha operación en la declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias (modelo 349).

A partir del año 2020 ambos requisitos pasará a ser requisitos materiales en vez de formales.

  1. La prueba del transporte en las entregas intracomunitarias

Se establece que con efectos desde el 01-01-2020 la expedición o transporte de los bienes al Estado miembro de destino se justificará por cualquier medio de prueba admitido en derecho y, en particular, mediante los elementos de prueba establecidos en el Reglamento de Ejecución 282/2011 del Consejo de la UE (documento CMR, póliza de seguros relativa al transporte, documento oficial expedido por una autoridad pública que acredite la llegada de los bienes al Estado miembro de destino…).

Cuando el transporte de la entrega intracomunitaria lo realice el vendedor, este deberá disponer de al menos dos elementos de prueba no contradictorios. Cuando el transporte lo realice el comprador, el vendedor deberá disponer de una declaración escrita del comprador que certifique que los bienes han sido transportados por él, y al menos dos elementos de prueba no contradictorios.

Ver:

Ponte en contacto con Defensa del Contribuyente ante cualquier duda o comentario.