Los sindicatos en la Agencia Tributaria (SIAT, CC.OO., UGT y CSIF) han anunciado el inicio de movilizaciones para exigir al Gobierno que cumpla con el compromiso de reforzar la lucha contra el fraude, mediante las convocatorias extraordinarias de puestos para la AEAT en la oferta de empleo público y el desbloqueo de la carrera profesional de los empleados de la AEAT.

En un comunicado conjunto, los sindicatos denuncian que en los últimos años la Agencia Tributaria ha perdido alrededor de 4.000 efectivos, poniéndose con ello «en riesgo» la lucha contra el fraude fiscal, la economía sumergida, el blanqueo y fuga de capitales.

A pesar de ello, los sindicatos critican la «renuncia» del Gobierno a combatir el fraude y la economía sumergida, ya que «no muestra interés en solventar esta situación, y con falsas promesas de potenciar la lucha contra el fraude, como se ha en la Ley de Presupuestos del Estado para 2017, donde se niega a reponer estos efectivos perdidos».

El anuncio sindical se produce después de que la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) hubiese advertido de que la Agencia Tributaria se encuentra «al límite» de su funcionamiento operativo por la «carencia» de medios. «Las políticas de recortes iniciadas con la crisis en 2008 siguen activas, sin haberse producido giro alguno en la dotación de recursos». En la actualidad la Administración Tributaria cuenta con 3.000 funcionarios menos que en al año 2009.

De esta forma, señalan que los objetivos de recaudación y rebaja del déficit público exigidos por Bruselas «no podrán cumplirse y serán, de nuevo, los ciudadanos, quienes sufran las consecuencias negativas al rebajarse la prestación de servicios públicos, como educación, sanidad y seguridad, ante la falta de ingresos».

Reposición «urgente» de empleados para este año

Los sindicatos subrayan la «urgencia» de reponer las jubilaciones de empleados públicos que se han producido y las que tendrán lugar este ejercicio, que supondrán una pérdida de empleados públicos dedicados a la lucha contra el fraude de otros 1.500 efectivos. Por ello, ven «necesario y urgente» aprobar un incremento adicional de plazas en la oferta de empleo público, para alcanzar una tasa de reposición «razonable» que permita llevar a cabo una lucha contra el fraude fiscal «eficaz» y que en ningún caso supondría un desequilibrio presupuestario.

«Este escenario carece de toda lógica cuando resulta que el ratio euro recaudado/euro gastado en la Administración Tributaria no ha hecho más que aumentar cada año», apostillan los inspectores. En la actualidad se recaudan 11 euros en actuaciones de prevención y control del fraude por cada euro gastado en nuestra institución.

Según la IHE en el tramo superior de funcionarios faltan inspectores de Hacienda, como también en los niveles medios, pues los inspectores carecen de actuarios del cuerpo técnico, que son quienes bajo las órdenes del inspector colaboran en la lucha contra el fraude, en número y niveles suficientes para formar adecuadamente los equipos de inspección. Según los inspectores, la carencia se extiende también al resto de áreas operativas de la AEAT y al resto de funcionarios, como agentes tributarios, TIC o Servicios de Vigilancia Aduanera.

Los inspectores dicen haber intentado trasladar esta situación de «profunda preocupación» al secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, pero los intentos han resultado «infructuosos hasta la fecha».