Muchas veces solemos ser muy positivos y pensamos que es muy difícil que nos toque una inspección de trabajo. Sin embargo, es algo que a cualquier empresa o autónomo puede tener la mala suerte de recibir la visita de un inspector.

Sabemos que recibir este tipo de visitas no es muy agradable, aún hayamos tenido la preocupación de cumplir y tener todo en regla.

Es por eso que en defensadelcontribuyente.com queremos ayudarte con este artículo, para que estes preparado y sepas la manera correcta de actuar por si llegas a recibir una inspección de trabajo con aviso previo o de sorpresa.

¿En qué consiste una inspección de trabajo?

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social es el encargado de realizar las inspecciones de trabajo. Los inspectores tienen la tarea de revisar que tú como empresa o autónomo cumples con todas las obligaciones y reglamentación debida en el ámbito laboral y de Seguridad Social.

Deben de detectar posibles desviaciones y de velar por el cumplimiento de la normativa, la inspección de trabajo debe asesorar a los negocios en esta línea.

Según la ley 23/2015 del Ministerio de Empleo y Seguridad Social cualquier negocio de autónomo, sociedad, asociación, etcétera que cuenta con empleados contratados puede ser objeto de una inspección de trabajo.

¿Te notifican antes de una inspección de trabajo?

Muchos de nosotros pensamos que tiene la obligación de avisarnos antes de una inspección, pero en realidad no hay ninguna ley que diga eso. Para los inspectores es el hecho de que sea sin previo aviso y de forma «sorpresa» lo que les da más posibilidad de que la inspección sea exitosa.

De igual manera solemos pensar que si recibimos una inspección de trabajo es porque alguien le ha dado aviso a Seguridad Social que no cumplimos con las debidas normas, pero en realidad esto es un proceso rutinario que se hace a las empresas cada determinado tiempo.

Un inspector no tiene la obligación de identificarse si piensa que con ello va obstaculizar la finalidad de su visita. Es decir, podría ser un cliente más de tu comercio.

Para las inspecciones de trabajo NO hay horario, por lo que si trabajamos de noche no quiere decir que estamos a salvo de ella.

¿Qué debemos evitar hacer ante una inspección de trabajo?

No demostrar una actitud de colaboración

Nunca negarte a la inspección. Aún no te hayan notificado ellos están en todo su derecho de hacer su trabajo y negarte solo va a hacer que empeoren las cosas y consecuencias para ti.

Pedir a los trabajadores que no den respuestas a las preguntas del inspector

Ante una inspección es común que se les pida a los trabajadores que se identifiquen y que se les haga preguntas como desde hace cuanto están en la empresa, cuales son sus horarios de trabajo, si cuentan con vacaciones o no, etc. Las respuestas deben de coincidir con los contratos de trabajo, si no es así lo más probable es que te hagas acreedor a una sanción.

Negarse a entregar la documentación solicitada

Los documentos que el inspector puede solicitarte son varios, desde las nóminas, contratos de trabajo, altas y bajas de trabajadores, plan de prevención de riesgos laborales, etc. Es recomendable ser transparente y entregar los documentos.

En muchas ocasiones algunas empresas tienen administradores externos, por lo que probablemente no cuenten con los documentos en su sitio de trabajo. Si es tu caso, deberás avisar al responsable para que entregue la documentación en un plazo determinado.

Entorpecer el trabajo del inspector

Nunca debemos obstruir su trabajo ya que esto podría traer consecuencias. Se considera como obstrucción aquellas que perturben, retrasen o impidan el ejercicio de su actividad.

Las infracciones graves o muy graves van en torno a las omisiones o acciones directas del empresario o representantes que pretendan impedir que el inspector entre al centro de trabajo. Igualmente, cualquier tipo de coacción, amenaza o acto violento a su persona o al personal que lo acompañe y, en definitiva, el incumplimiento para con los deberes de colaboración con los inspectores.

Obviar una notificación

Por ningún motivo obvies una notificación porque el proceso seguirá su curso sin que tengas la oportunidad de decir nada al respecto.

No comprobar

No verificar que lo reflejado en el documento es información suficiente para determina la resolución en acta. Quizás puedas demostrar ciertas situaciones con documentación que no te hayan solicitado. Por ello, siempre hay que comprobar la resolución.

Tipos de sanciones

Ahora que ya sabemos que es lo que debemos de evitar a la hora de la inspección, te contaremos cuales son los 2 tipos de infracciones por no cumplir con las obligaciones.

Las infracciones leves son el mero retraso en el cumplimiento de las obligaciones de información, comunicación o comparecencia y originan sanciones desde 60 € hasta 625 €.

Las infracciones más graves implican sanciones desde 6.251 € hasta 187.515 €. Entre las que se destacan las relativas a impedir, de cualquier modo, la entrada a los Inspectores o el desarrollo de su cometido, o ejercer cualquier violencia, coacción, amenaza o influencia indebida.

En conclusión, lo mejor a la hora de una inspección de trabajo es colaborar y facilitarle todo al inspector. Hay que tomar en cuenta que no lo hacen de mala fe y lo único que quieren es cumplir su trabajo. Si nosotros tenemos todo en orden no debemos de sufrir ninguna consecuencia o sanción.

Póngase en contacto con DEFENSA DEL CONTRIBUYENTE para aclararle las dudas que pueda tener al respecto AQUI o con el formulario de contacto debajo

Consultas