Últimamente, muchas empresas están recibiendo comunicaciones de Hacienda en las que se les advierte inconsistencias que podrían ser motivo a un inicio de comprobación.

Si recibe una de estas comunicaciones, no se alarme: se envían de forma masiva, en base a datos que obtiene a través de declaraciones informativas.

Estas cartas no tienen validez legal, ya que no son notificaciones y no suponen el inicio de ninguna comprobación.

No obstante, con ellas Hacienda advierte a las empresas de la existencia de posibles inconsistencias, y les da la oportunidad de que regularicen su situación (declarando ventas no declaradas, por ejemplo) antes de que lo haga ella.

¿Cómo comprueba Hacienda estos datos?

  1. Obtienen estos datos a través del Impuesto sobre Sociedades de su empresa y de las empresas de su sector, la existencia de márgenes inferiores a los habituales les indica que podrían existir ventas no declaradas.
  2. Posteriormente calcula el % de cobros con tarjeta de crédito respecto a la cifra total de ventas, y lo compara con las cifras declaradas por otras empresas de su sector. Si su empresa es un comercio y su porcentaje de cobros mediante tarjeta es muy superior al del sector, Hacienda podría pensar que parte de los cobros en efectivo no se declaran.
  3. Hacienda informa del volumen de entradas que se han producido durante el año en cuentas bancarias de la sociedad. En caso de que las entradas en cuentas llegaran a superar los ingresos declarados (incluido el IVA) también podría ser indicativo de ventas no declaradas.

¿Cómo hacer «feliz» a hacienda y regularizarnos?

Si considera que su empresa lo tiene todo en orden, recopile la información necesaria para acreditar el motivo de dichas diferencias, por si es objeto de una comprobación.

Si no puede justificar las diferencias, plantéese regularizar su situación lo antes posible. 

Lo mejor es hacerlo antes de que Hacienda le notifique el inicio de una comprobación y así, evitará sanciones y sólo deberá satisfacer los recargos por presentación fuera de plazo.

Las sanciones pueden ir desde el 50% y el 150% de la cuota no ingresada.

Por otra parte, los recargos por presentación fuera de plazo oscilan entre el 5% y el 20%, según el plazo transcurrido.

Si necesita ayuda para regularizarse o no sabe ni por dónde empezar, quítese un peso de encima y recurra a unos profesionales. Nosotros estaremos encantados de ayudarle.

Finalmente pueden ponerse en contacto con Defensa del Contribuyente  para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.