Si trabajas con gente «de fuera» o extranjeros seguro te preguntarás si se pueden emitir o recibir facturas en otros idiomas.

La normativa vigente afirma que SI. Tanto las facturas que emitas como las que recibas pueden expresarse en idiomas y monedas extranjeros. Pero ten en cuenta que el IVA debe aparecer siempre en euros.

Esta norma hace hincapié en los siguientes 2 apartados:

EL IDIOMA

Las facturas o documentos sustitutivos pueden expedirse en cualquier lengua. No obstante, la Administración tributaria podrá exigir una traducción al castellano. O bien, a cualquier otra lengua oficial en España de las facturas expedidas en una lengua no oficial que correspondan a operaciones efectuadas en el territorio de aplicación del IVA. Así como de las recibidas por los empresarios o profesionales o sujetos pasivos establecidos en dicho territorio.

Por tanto, su empresa puede emitir y recibir las facturas en cualquiera de los idiomas oficiales que se hablan en España (castellano, catalán, gallego o euskera).  Tampoco hay ningún problema en que emita o reciba facturas en idiomas extranjeros. Pero si es objeto de una comprobación, Hacienda puede exigirle que las traduzca. A estos efectos:

  • Respecto a las facturas recibidas, pueden exigirle la traducción en todos los casos. Respecto a las emitidas, sólo en caso de operaciones sujetas a IVA español, así como en exportaciones y entregas intracomunitarias.
  • En cambio, Hacienda no puede exigirle que traduzca facturas por servicios que se entienden prestados en el extranjero no sujetos a IVA español (por ejemplo, si su empresa presta un servicio de asesoría a una empresa alemana).

LA MONEDA

Los importes que figuran en las facturas podrán expresarse en cualquier moneda. Siempre a condición de que el importe del impuesto que se repercuta se exprese en euros. A cuyo efecto se utilizará el tipo de cambio vendedor, fijado por el Banco Central Europeo, que esté vigente en el momento del devengo del Impuesto.

Por tanto:

  • En las facturas en las que se repercuta IVA español, la cuota de IVA debe aparecer expresada en euros.
    Por ejemplo, si compra productos a una filial española de una multinacional americana que opera en dólares y la factura está emitida en dicha moneda, para deducirse el IVA éste deberá aparecer expresado en euros.
  • Efectúe la conversión utilizando el tipo de cambio vendedor vigente en la fecha de la operación (éste es publicado por el Banco Central Europeo y puede consultarse en la web del Banco de España).

Finalmente pueden ponerse en contacto con Defensa del Contribuyente para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.