El 1 de abril de 2020 comienza la campaña de la Renta hasta el 30 de junio de 2020. Y al momento de hacer la declaración suelen cometerse ciertos errores. Uno de ellos es el de renunciar a la devolución del IRPF en favor del Tesoro Público, en lugar de indicar el número de cuenta bancaria. Pero es posible rectificar la declaración y pedir la devolución.

En abril de 2019 el Tribunal Económico-Administrativo Regional de Cataluña (TEAR) resolvió el caso de un contribuyente que presentó una autoliquidación de la que resultaba una devolución de 1.411,21 euros. Pero dicha devolución fue en favor del Tesoro Público. Al cabo del año, pidió rectificar la autoliquidación, tras asegurar que se equivocó al renunciar a la devolución del IRPF.

Sin embargo, la Agencia Tributaria desestimó tal solicitud por considerar que la renuncia a la devolución del IRPF es una opción tributaria de las del artículo 119.3 de la Ley General Tributaria (LGT) y sólo pueden modificarse dentro del plazo de declaración del impuesto (antes del 30 de junio, es decir, antes del fin de la presentación de la autoliquidación del IRPF).

Este contribuyente llevó el caso al TEAR de Cataluña que le ha dado la razón. Lo primero que hizo el TEAR es analizar si esta renuncia en favor del Estado era una donación, pero llegó a la conclusión de que no.

Por tanto, no fue una donación, sino una equivocación. El TEAR también tuvo que dilucidar si se trató de una opción tributaria de las previstas en el artículo 119.3 de la LGT. Por tanto, la renuncia a la devolución o la devolución por transferencia no suponen el ejercicio de una opción tributaria.

Finalmente, el TEAR de Cataluña consideró que es posible rectificar la declaración en estos casos y pedir la devolución del IRPF.

Cómo pedir la devolución del IRPF

En este caso, se debe solicitar la rectificación de la autoliquidación presentada y la devolución del ingreso indebido. La rectificación consistiría en modificar el importe de la devolución previamente determinada (que pasaría de importe cero porque se renunció a la devolución, a la que resulte de la propia liquidación del impuesto).

 

No dejes de ponerte en contacto con Defensa del Contribuyente ante cualquier duda.