Derivación de responsabilidad tributaria: ¿Merece la pena recurrirla?

Uno de los procedimientos tributarios que con más frecuencia viene utilizando la Agencia Tributaria en los últimos tiempos es el de derivación de responsabilidad. Mediante este procedimiento, Hacienda exige el pago de una deuda tributaria, y en ocasiones de las sanciones, a quien en principio no era el obligado tributario. Sin embargo, estas derivaciones de responsabilidad pueden anularse en Tribunales. Por ello, si ha recibido una de ellas, le aconsejamos que siga leyendo.

¿QUÉ DIFERENCIA EXISTE ENTRE LA DERIVACIÓN DE RESPONSABILIDAD SUBSIDIARIA O SOLIDARIA?

La principal diferencia que existe entre ambos supuestos de responsabilidad es que la subsidiaria solo puede llevarse a cabo cuando no es posible el cobro de las deudas al deudor principal y sus responsables solidarios, y por tal motivo requiere la previa declaración de fallido. Es decir, que la Administración constate que no existen bienes o derechos embargables de los que sean titulares éstos. La responsabilidad solidaria, por el contrario, podrá hacerse efectiva en los supuestos establecidos contra cualquiera de los responsables.

En ambos casos, la extensión de la responsabilidad a las sanciones debe preverse expresamente en la Ley.

¿HAY ARGUMENTOS PARA HACER FRENTE A UNA DERIVACIÓN DE RESPONSABILIDAD?

Muchos y variados. Independientemente del análisis del supuesto de responsabilidad que se imputa al contribuyente, que deberá llevar a cabo un experto, para determinar si es o no procedente la derivación, lo cierto es que la Administración Tributaria debe seguir un procedimiento complejo, con sus plazos, y requisitos. Cualquier error u omisión en el procedimiento podrá comportar la anulación de la derivación de responsabilidad.

Surgen por tanto importantes cuestiones a dilucidar, según sea el supuesto de responsabilidad de que se trate, como por ejemplo la prescripción del derecho de la Administración a exigir la deuda al responsable, la posibilidad de éste de recurrir no sólo la derivación de responsabilidad, sino también las propias liquidaciones o sanciones que se dictaron al deudor principal. También en algunos supuestos puede discutirse que el responsable tuviera verdadera intención de perjudicar a la Administración. Y así, un largo etcétera.

¿MERECE LA PENA RECURRIR UNA DERIVACIÓN DE RESPONSABILIDAD?

En muchos casos sí. Sin embargo, la solución al problema requerirá normalmente acudir a la vía judicial, motivo por el que será necesario contar con un abogado especializado que determine la estrategia de defensa a seguir desde el principio. Por otra parte, el contribuyente debe concienciarse que el recurso es el único remedio o solución para combatir una derivación de responsabilidad.

Y afortunadamente, la experiencia de los muchos recursos planteados por nuestro bufete nos lo demuestra, es que la anulación de una derivación de responsabilidad es bastante frecuente, ya sea por motivos de fondo o de forma, existiendo abundante jurisprudencia de los Tribunales al respecto.