El Gobierno cifra el impacto de la eliminación de las cláusulas suelo para las entidades financieras en unos 3.700 millones de euros en el cierre del ejercicio 2016, de los que, señala, unos 2.100 millones corresponden al efecto de la retroactividad de la sentencia del Tribunal Supremo de 2013.