Colin Smith, ingeniero de 40 años y residente en Londres, había estudiado la posible compra de diferentes propiedades a lo largo de la costa mediterránea. Alicante le gustaba especialmente. Pero así, sin previo aviso, Reino Unido votó a favor de dejar la Unión Europea, provocando un desplome del 11% de la libra frente al euro y dando al traste con sus planes de comprar una bonita casa de vacaciones en España.