Bankia ha anunciado este martes el acuerdo suscrito con Banco Mare Nostrum (BMN) por el que absorberá esta entidad mediante la entrega a sus accionistas de 205,6 millones de títulos nuevos de Bankia, lo que supone valorar BMN en 825 millones de euros, es decir, 0,41 veces su valor en libros.

En un comunicado, Bankia explica que, de esta forma, los accionistas de BMN pasarán a tener un 6,7% del capital de Bankia una vez completada la operación y poseerán acciones líquidas, que cotizan en bolsa y que pagan dividendo.

De esta forma, la ecuación de canje establecida será de una acción ordinaria de Bankia por cada 7,82987 acciones ordinarias de BMN, explica esta última en la nota.

La operación refuerza a Bankia como cuarta entidad en el mercado español y se produce «en un momento de perspectivas positivas para el sistema financiero, tanto por el crecimiento esperado del negocio, como por la previsible evolución de los tipos de interés».

«La operación es positiva en términos de creación de valor para los accionistas de Bankia», pues «se espera un crecimiento del beneficio por acción del 16% y el retorno esperado de la inversión (ROIC) será del 12% en el tercer año», explica. La rentabilidad de Bankia, medida como el retorno sobre fondos propios (ROE), crecerá unos 120 puntos básicos.

Con la integración de BMN, Bankia hace un uso eficiente y rentabiliza el capital generado de forma orgánica en los últimos años, que ha llevado su ratio de solvencia CET1 fully loaded —que incluye ya todas las exigencias de Basilea III— del 6,82% en 2012 hasta el 13,37% en marzo de 2017. Bankia espera tener un ratio fully loaded del 12% a finales de 2017, para cuando se prevé que se produzca el cierre efectivo de la operación.

La fusión permitirá alcanzar unas sinergias de 155 millones de euros a partir del tercer año, equivalentes al 40% de la actual base de costes de BMN, si bien se espera conseguir ya en el segundo año la práctica totalidad de ellas, 149 millones.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, destaca que Bankia está preparada para iniciar una nueva fase de crecimiento, en la que la integración de BMN es «tremendamente positiva» porque les permite completar la franquicia en unos territorios «muy dinámicos» en los que tenían una presencia «muy limitada».

Por su parte, el presidente de BMN, Carlos Egea, considera que la fusión es una «buena operación» para sus accionistas, empleados y clientes, «por cuanto BMN se integra en el cuarto grupo financiero del país, que es, además, el más solvente, eficiente y rentable«.

La comisión rectora del FROB acordó el pasado mes de marzo que esta fusión resulta la mejor estrategia «para optimizar la capacidad de recuperación de las ayudas públicas ante un futuro proceso de desinversión».