Para empezar, ¿Sabías que los autónomos que trabajen desde su vivienda habitual tienen derecho a deducir la parte de los gastos de agua, luz, gas, teléfono y otros suministros que correspondan al desarrollo de su actividad? Así lo ha reconocido Hacienda tras la publicación de una resolución del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC).

Antes, los autónomos tenían que demostrar que los gastos correspondían a la actividad. Hacienda podía, incluso, exigir una factura distinta de la emitida por las empresas de servicios para la vivienda, lo que suponía tener dos contadores o dos líneas telefónicas, dificultando la deducción de dichos gastos.

Hoy en día, los autónomos que tributen en régimen de estimación directa y utilicen su vivienda habitual como lugar de trabajo, pueden deducir:

  • Las amortizaciones de la hipoteca.
  • La cuota de la comunidad de propietarios.
  • El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).
  • La tasa de recogida de residuos o el seguro del hogar.

Esto en función de la proporción de la vivienda que se utiliza como oficina.

Sin embargo, la resolución recoge que los gastos correspondientes a suministros no podrán deducirse atendiendo sólo a esa proporción sino que se deberán calcular aplicando un criterio combinado de metros cuadrados del inmueble con los días laborales y el total de horas en que se ejerce la actividad.

Por lo tanto, el autónomo debe acreditar que los gastos se derivan de la actividad económica que desarrolla y están vinculados a la obtención de ingresos.

Para evitar sanciones, hay que comunicar a Hacienda el porcentaje de la vivienda que el autónomo destina a su actividad empresarial a través del modelo 036 y aplicar dicho porcentaje en la proporción de gastos deducibles.

Finalmente pueden ponerse en contacto con Defensa del Contribuyente  para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.