Que gastos pueden deducir los autónomos.

En principio, los autónomos pueden deducir los gastos que, al igual que las sociedades, cumplan los siguientes requisitos:

  1. Que estén vinculados a la actividad y sean necesario para la obtención de rendimientos.
  2. Deben estar debidamente justificados.
  3. Que estén registrados en el registro de gastos del autónomo.

En cuanto a los conceptos de gastos deducibles, podemos señalar los siguientes:

  • Consumos y compra de materiales varios necesarios para la actividad.
  • Gastos de personal.
  • Reparación y conservación.
  • Gastos de profesionales independientes: abogados, economistas, gestores, etc
  • Otros servicios exteriores: publicidad, seguros, suministros, etc.
  • Tributos fiscalmente deducibles.
  • Pérdidas por deterioro de valor de bienes patrimoniales.
  • Gastos de difícil justificación: 5 % del rendimiento neto, con el límite de 2.000 euros/año-

A finales de 2017, y con efecto a partir de 2018, se aprobaron nuevos conceptos de gastos deducibles:

  • Vivienda y suministros: Los autónomos que trabajan desde casa, y lo hayan declarado a Hacienda, podrán deducirse hasta un 30% de los gastos en suministros del hogar que afecta principalmente a facturas domésticas (luz, agua, gas, telefonía, internet); pero sólo el 30% del  gasto que corresponde a la superficie destinada para desarrollar su trabajo.
  • En algunos casos, Hacienda está empezando a pedir contadores separados para los consumos de la actividad, y consumos de la vivienda.
  • Dietas: Gastos de manutención en restaurantes y hoteles, desplazamientos y viajes.   Los gastos realizados en restaurante por motivos profesionales podrán deducirse  en el IRPF, siempre que sea mediante pago electrónico y con factura. Pueden deducirse hasta 26,67 €/ día en comida, y en caso de estar en el extranjero, 48,08 €.   Y con pernocta desde 53,34 € en España hasta 91,38€ en el extranjero. Tienen que ser gastos hechos en días laborables.

Algunas peculiaridades:

Los gastos de vehículos solo se podrán deducir en IRPF si se trata de actividades de transporte de viajeros, mercancías, enseñanza de conductores o actividades comerciales.

Las primas por seguro de enfermedad del autónomo, así como de su cónyuge e hijos menores de 25 años, serán deducibles por un importe máximo de 500 euros al año, ampliable a 1.500 euros en caso de discapacidad.

En la deducción del alquiler de la vivienda en la que se ejerce la actividad, es posible que Hacienda pida contratos de alquiler diferenciados, dado que el alquiler para actividad económica ha de ser con IVA.

Por último, hay algunos gastos que no son deducibles: donativos y liberalidades, gastos en paraísos fiscales, multas, recargos  y sanciones, pérdidas de juego.