«España entra en el cuarto año de una impresionante recuperación económica», relata el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el arranque de su último informe sobre la economía española. Cinco páginas que resumen un poco lo ya sabido por todos: que la recuperación «sigue intensa», que crecemos de forma «más equilibrada», que a la construcción le han relevado los servicios en la creación de empleo y que el balance de los bancos «es más fuerte».

Cualquier otro organismo internacional en los últimos meses, desde la OCDE a la Comisión Europea, ha podido realizar un análisis parecido a este. Pero a la hora de las recetas, cada prescriptor tiene las suyas. Y el FMI ha insistido en el suyo: hay que subir el IVA, elevar la edad de jubilación, reducir la dualidad laboral y seguir fusionando bancos.

«Es la hora de que España afronte las vulnerabilidades que tiene pendientes de solucionar», dice el organismo dirigido por la francesa Christine Lagarde. El Fondo dice que debe reducirse la deuda pública, completar el ajuste del sector bancario, reducir el desempleo estructural y priorizar el aumento de la productividad. «Si no se hace, la economía española seguirá siendo vulnerable a los shocks y se arriesga a dejar atrás a algunos segmentos de la población».

Las recetas del FMI:

  • Subir el IVA. España necesita recursos para atender a los más desfavorecidos, para integrar laboralmente a los parados mediante políticas activas de empleo y para reducir la desigualdad. El FMI insiste en uno de sus análisis clásicos para financiar todo lo anterior: «España debe elevar progresivamente el IVA para algunos productos que ahora se benefician de un tipo reducido», aconseja el organismo, que recuerda que los ingresos españoles por IVA respecto al PIB son más bajos que en estados vecinos. «También habría que elevar los impuestos ambientales porque son inferiores a los países de la UE», añade.
  • Jubilarse más tarde y pensiones privadas. Los 67 años para disfrutar de la jubilación no es una edad adecuada, por lo que se infiere de las recomendaciones del FMI. El organismo dice que dentro de 30 años la relación existente entre la pensión de un español y el sueldo del país será superior a la media de la UE. Así que propone cambios. Le lanza al Gobierno el aviso de que evite revisar año a año las pensiones y que, en cambio, «distribuya el lastre del ajuste a lo largo de las próximas generaciones». ¿Y qué propone? Básicamente dos ideas: «incentivar trabajar hasta más tarde y animar al ahorro privado». Traducido en lenguaje coloquial, jubilarse más tarde y contratar más planes privados de pensiones.
  • Reducir la dualidad laboral. En anteriores informes, el FMI consideró el contrato único como una solución para reducir la elevada temporalidad del país. Esta vez no lo expresa de forma abierta, pero insiste en que España debe caminar hacia una «mejor empleabilidad y una menor dualidad laboral» para solucionar las elevadas tasas de paro juvenil, larga duración, temporalidad y subempleo (trabajo parcial no voluntario). Atajar esta lacra, según el Fondo, no puede abrir una herida en la competitividad de la economía. Así que medidas contra la dualidad, sí… pero «manteniendo la flexibilidad en la fijación de las condiciones laborales en las empresas«. Es decir, que nada de derogar la reforma laboral.
  • Aumentar el tamaño de las empresas. Rajoy anunció recientemente medidas para aumentar el tamaño de las empresas y el FMI se une a la idea. «Elevar la productividad es un tema crítico para el crecimiento de España a medio plazo y para la reducción de  vulnerabilidades«, dice el Fondo. Y especialmente en las manufacturas, el comercio y los servicios, donde es más reducida que en otros países de su entorno. «Incrementar el tamaño de las empresas», según el organismo, es uno de los métodos para elevar la competitividad. Y añade otros dos: «menos regulaciones relacionadas con el tamaño» y «gastar más en I+D».
  • Más recortes de gastos. El FMI no olvida que la deuda pública española supera el 100% de su PIB, así que —en un mensaje velado a la reducción del IRPF prevista para el próximo año— pide cautela con las alegrías fiscales y aprovechar la buena coyuntura «para seguir reduciendo las vulnerabilidades». Esta minoración de debilidades iría por dos flancos: el de los ingresos [citado anteriormente] iría por una mayor tributación por IVA; y en gastos, sin especificar en qué partidas meter la tijera, sugiriendo que «ayudaría seguir incrementando la eficiencia del gasto público».
  • Más fusiones de bancos. La crisis bancaria en España dejó un camino para no repetir errores. El FMI destaca que el sector financiero es ahora «más fuerte y saneado», que la rentabilidad y la solvencia «ha mejorado para la mayoría de las entidades» y que hay más acceso al crédito. También resalta que la resolución del Popular «ha eliminado incertidumbre en el sector». Pero no todo está hecho. Los elevados activos tóxicos en manos de la banca, dice el Fondo, «repercuten en sus beneficios» y está por ver el efecto que pueda tener un futuro cierre del grifo monetario por parte del Banco Central Europeo. Para afrontarlo, el FMI recomienda «más esfuerzos de consolidación bancaria para fortalecer la rentabilidad de las entidades». Es decir, más fusiones para que las sinergias los hagan más productivos.