Facua-Consumidors en Acció ha avisado de que el recibo de la luz ha vuelto a subir este junio un 1,2% para el usuario mediano y será un 9,1% más caro que hace un año.

La entidad ha indicado que con las tarifas PVPC del 1 al 30 de este mes, el usuario mediano (366 kWh de consumo y 4,4 kW de potencia contratada) pagará 72,41 euros frente a los 66,37 euros de junio del 2016.

Facua ha criticado la «pasividad» del gobierno español ante la «injustificada» carestía del recibo de la luz que sufren los usuarios, «víctimas de un oligopolio que en lugar de competir, especula con las tarifas» y ha insistido en reclamar la bajada del IVA de la electricidad y la intervención del sector para que sea el gobierno español quién fije periódicamente una tarifa «asequible».

Facua ha advertido que en 2016 el recibo bajó en enero, febrero, marzo y abril «para empezar a subir mes a mes desde mayo hasta finalizar el año». Añade que a la nueva subida de enero de 2017 le siguieron sendas bajadas en febrero y marzo, mientras que en abril el precio fue idéntico al del mes anterior. Por otro lado, tanto en mayo como en junio se han producido subidas.

El precio mediano del kWh este junio ha sido de 14,54 céntimos (11,43 más el 27,19% de impuestos indirectos), un 13,8% más caro que el mismo mes del 2016. En enero pasado llegó a situarse en 18,75 céntimos (14,74 más impuestos).

La entidad denuncia la «despreocupación» por los intereses de los usuarios que mantiene el gobierno español, «que sus políticas energéticas están enfocadas a proteger a los del oligopolio eléctrico» y la actitud «complaciente» con el sector que adopta el ministro de Energía, Álvaro Nadal, que, según apunta Facua, «se niega a tomar medidas ante las desproporcionadas tarifas y los dramáticos niveles de pobreza energética para no perjudicar a las empresas del sector, que el año pasado aumentaron un 9% sus beneficios: más de 5.463 millones de euros».