Algunas empresas cierran el ejercicio contable en fecha diferente del 31 de diciembre, pero en la inmensa mayoría el ejercicio se corresponde con el año natural. En ese caso, el cierre de la contabilidad ha de estar finalizado el día 31 de marzo siguiente.

Por ello, los trabajos del cierre contable se suelen hacer entre enero y marzo. Los autónomos no suelen llevar contabilidad en la mayoría de los casos. Pero aún así, deben hacer las comprobaciones adecuadas para que el resultado final sea el correcto.

¿Qué debemos hacer?

La revisión comprende diversos aspectos, como son la conciliación de saldos de tesorería, revisión de saldos de clientes y acreedores, correcta valoración de las existencias, cálculo de la amortización, revisión y cuadre de las declaraciones de hacienda, reclasificación de deudas, ajustes por periodificación, etc. No entramos aquí en el detalle de cada uno de los aspectos enumerados, por exceder el objetivo de esta información.

El no hacer una revisión correcta puede suponer problemas con la agencia tributaria, no solo en el caso de una revisión “al azar”, sino también por el hecho de que en ocasiones la inspección se inicia a partir de “señales de alarma” que detecta la agencia tributaria en el examen de las declaraciones presentadas.

Esto puede producirse por diversos factores, como por ejemplo, por la deducción de gastos excesivos, de determinados gastos dudosos, como dietas, gastos de vehículos, etc., por solicitar devoluciones de IVA, declarar pérdidas en la actividad, incoherencia en las partidas de los estados financieros (balance), valoraciones de existencias ilógicas, etc.

El no hacer una revisión correcta puede suponer problemas con la agencia tributaria

defensadelcontribuyente.com

Por todo ello, es conveniente hacer una revisión a fondo, para asegurarnos que se cumple lo previsto en la normativa contable y mercantil. Ello nos dará una cierta seguridad en el caso de que se produzca una inspección o revisión.

Pero aún así, aún en el caso de que los datos contables reflejen la realidad, pueden existir “señales de alerta” que pueden llamar la atención a la agencia tributaria y dar lugar a una revisión.

Y este es el doble objetivo que recomendamos: no solo que la contabilidad esté bien, sino también evitar posibles motivos que provoquen una inspección.

Nuestro equipo les puede dar una opinión sobre su situación particular, contactando al email:  contacto@defensadelcontribuyente.com