El comercio online en España incrementa rápidamente año tras año; también lo hace la cantidad de dinero que facturan. Viendo el crecimiento de éste modelo de negocio, cada vez hay más gente que emprende en el sector online.

Si tu tienes interés en este sector, seguro te preguntarás como funciona el pago de impuestos. Aquí en defensadelcontribuyente.com te explicamos las obligaciones fiscales del comercio online.

Cómo cumplir con las obligaciones fiscales en el comercio online

Primeramente, debes de saber que los impuestos que rigen la actividad económica online son exactamente los mismos que los del comercio tradicional.

Todas las ventas de servicios o productos en el negocio online, están sujetas a los impuestos habituales:

  • Impuestos de Sociedades e IVA, IRPF, siempre que no se trate de una actividad exenta de IVA.

Alta en Hacienda

Primero debes darte de alta en el Censo de empresarios, profesionales y retenedores de Hacienda mediante el modelo 036 o modelo 037.

Tendrás que clarificar cual es el tipo de actividad económica que realizas mediante la elección del epígrafe de actividades. Este dependerá de la naturaleza de los productos que vendas. Lo que determinará el régimen fiscal por el que vas a tributar es el epígrafe de actividad.

Te recomendamos confiar el trámite a un servicio de asesoría fiscal.

Debes solicitar el alta en el ROI en caso de que vayas a realizar ventas o adquisiciones en otros estados miembros de la UE.

Impuestos de la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

En cuanto a este impuesto es común tanto a profesionales como empresarios y particulares.

Deberás liquidarlo de forma trimestral, con independencia de si tributas por estimación directa normal o simplificada, esto lo debes hacer mediante el modelo 130, o en la Declaración Anual de la Renta.

Impuestos de Sociedades

En caso de que tu negocio online sea una sociedad, debes de tributar los beneficios obtenidos por la misma a través del Impuesto de Sociedades.

Impuesto de Valor Añadido (IVA)

Régimen de Recargo de equivalencia

De norma general, el IVA de los comercios minoristas tributa por el Régimen simplificado de Recargo de equivalencia que se aplica en caso de productos adquiridos por el comerciante y puestos a la venta desde territorio nacional sin transformación alguna.

Por lo tanto en caso de tributar el IVA por Recargo de equivalencia no has de presentar el modelo 303 ni realizar factura completa a tu cliente final a menos de expreso deseo de este o salvo que el consumidor sea un profesional o empresario.

Si éste último es residente en un estado miembro de la Unión Europea la factura que le emitas no deberá llevar IVA siempre que ambos figuréis como operadores intracomunitarios. Esa información se declara en el modelo 349.

Además debes de comunicar a tu proveedor que te riges por este régimen. Por medio de la factura emitida por tu proveedor pagas el IVA y el recargo adicional. El proveedor será el encargado de abonar el impuesto ante Hacienda.

Los comerciantes minoristas como sujetos pasivos del Impuesto, serán los que deberán, presentar una declaración-liquidación no periódica por las adquisiciones intracomunitarias de bienes o inversiones del sujeto pasivo realizadas en un período determinado.

Así que, también debes ingresar mediante dicha declaración-liquidación el IVA y el Recargo de equivalencia que corresponda a los bienes adquiridos que van a ser objeto de comercio.

Finalmente pueden ponerse en contacto con esta organización para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Un cordial saludo,